Critica Social / Social Critic

Envíe información / Information Send

DOCUMENTAL - CINE /DOCUMENTARY - MOVIE

Colombia Desapariciones

y Resistencia

Este documental refleja sólo una parte de la realidad que están sufriendo los campesinos y poblaciones originarias en Colombia a manos del Ejercito y los paramilitares. Se subirán videos e información ampliatoria.
La región del Nordeste Antioqueño es una región rica en recursos mineros, y es por esto que la situación de violación de derechos humanos de la región es tan aguda, siendo allí donde radica la importancia de la posesión y tenencia de la tierra. La guerra es una estrategia de desplazamiento, como una necesidad para apoderarse de los recursos mineros del Nordeste. En la región opera la empresa de explotación minera Kedhada S.A., fachada de la multinacional aurífera Anglo Gold Ashanti Mines, la segunda más grande y poderosa del mundo, y la cual está solicitando la titulación de 1.800.000 hectáreas en el departamento de Antioquia.
Esta situación es la causa de que la comunidad del Nordeste Antioqueño se ha encontrado permanentemente amenazada con el destierro e incluso con la pérdida de su vida misma. De allí el asesinato de personas, las amenazas, desapariciones, y malos tratos a manos del Ejército Nacional, el cual permanentemente acusa a los campesinos de ser colaboradores de la guerrilla. Esta es la cotidianidad que tienen que vivir los campesinos de la región, quienes sufren toda clase de atropellos por parte de los militares. Esta realidad muestra cómo el estado es un títere al servicio de las multinacionales que buscan a toda costa y a través del terrorismo de estado y la guerra sucia, el desplazamiento de las comunidades que habitan estas zonas estratégicas para los megaproyectos que tiene planeados la multinacional Anglo Gold Ashanti Mines.
Militarización y derechos humanos
La región fue convertida en zona de operativos continuos donde los militares se acantonan frente a los hogares de los campesinos, ingresan a las casas para satisfacer sus necesidades sanitarias, y además acusan a la comunidad de colaborar con la guerrilla y de llevarles comida, excusa con la cual el ejército hace retención alimentaria en la zona, afectando el paso de alimentos que las comunidades necesitan para su subsistencia.
También se denunció que en varias "veredas" (zonas) el ejército ha aparecido continuamente, llegando a las casas haciéndose pasar por guerrilleros. Actualmente se desarrolla un operativo militar de los Batallones Calibío y Plan Especial Energético y Vial No 8, bajo el mando del mayor Galvis, del teniente Rojas y del cabo Peñalosa. En la vereda Lejanías, el pasado 25 de noviembre de 2007 los militares asesinaron al campesino León Benítez, haciéndolo pasar luego como un guerrillero dado de baja en combate.
De la misma manera, los dirigentes sociales y los líderes que asumen los espacios de defensa de los derechos humanos son hostigados por los mismos militares al ser señalados como auxiliadores de la guerrilla, lo que causa zozobra en la comunidad. Estos son sólo algunos ejemplos de los muchos atropellos a los que las comunidades están sometidas permanentemente en la región.
Los desparecidos en Colombia
Esta realidad se extiende a Colombia en general "Si bien se han hecho una cantidad de exhumaciones, se han encontrado muchos cuerpos y se han hecho identificaciones iniciales; también es cierto que son muy pocos los cuerpos identificados plenamente y, en el caso de Asfaddes, ninguno de las 9.000 personas registradas en nuestra base de datos hasta el 2004 ha sido encontrada", expresa, de manera categórica, Gloria Gómez, coordinadora nacional de la Asociación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos , lo que la lleva a concluir que "en Colombia no se está buscando a los desaparecidos".
Esta activista de derechos humanos, que está al frente de una institución que lleva 25 años trabajando por la verdad, la justicia y la memoria de los desaparecidos forzados en Colombia, es consciente de la dureza de sus palabras, pero tiene fundamentos para afirmarlo, pues este delito es invisible a los ojos de la opinión pública, de ahí la poca solidaridad social y política que reciben.

MENU Home

Somos Estrellas por Fernando Pertuz